lunes, 7 de febrero de 2011

Instinto perruno

8 comentarios:

  1. Primer comentario:
    Usar la cabeza en algunos casos no ayuda y tropezar con la misma pared es algo repetido.

    ResponderEliminar
  2. Quién te dice, en una de esas atravesás la pared y te encontrás algo maravilloso del otro lado. Uno nunca sabe con qué se puede encontrar. Del otro lado. Besos mil,

    ResponderEliminar
  3. Sipe, la primera cosa es muy cierta...ahora, no se donde leyó usté que es una misma pared...y además con las paredes no se tropieza. Las paredes se atraviesan, se saltan o se chocan. Bah, digo, beshosh

    Maia: mientras que se quiera saber que hay del otro lado está perfecto...de este lado, otros besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Perro, El instinto primero. Después vemos. Besos,

    ResponderEliminar
  5. Me recordó aquel muro del verano. Hermoso e inquieto Perro. Digno de su ¿dueña, amiga, compañera, hermana, creadora? ¿qué os sois, Perro y Tu?

    ResponderEliminar
  6. Seguí tu instinto, sino te convertirías en un hombre y no queremos eso...

    ResponderEliminar
  7. María Jesús: pues Perro es mi yo sin miedos supongo...
    Y muy a lugar señalar la relacion con el muro...tiene muuucho que ver, abrazo!

    Mundo: no no no esa conversión no es negocio!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. si perro quiere ir, que vaya. A mi me parece que hay que hacer lo que a uno se le da la gana. Si la cabeza que revienta contra la pared es la de uno y no la de otros, el riesgo es absolutamente personal. Más vale reventarse que quedarse con las ganas de saber qué pasaría.
    (capaz que como Harry Potter pasás y llegás a Howarts!) :)
    Besosssss

    ResponderEliminar