sábado, 3 de abril de 2010

Reacciones

16 comentarios:

  1. Acabo de ver Hachi, historia de un perro.
    No tiene nada que ver con lo que le pasa a Perro, pero quería contarte que se me escaparn algunas lágrimas.

    Baci

    ResponderEliminar
  2. La palabra está, indisolublemente ligada al síntoma físico, no me quedan dudas. Una vez que las vomitás o alguien te vomita verdades (o necedades) todo es más fácil. Al menos, el perro puede ver su camino mucho menos brumoso. Abrazo, compañera!

    ResponderEliminar
  3. A Nina se le escapan lágrimas con los perros y suspiros con los caballos. Ahhhhhhhhhhhhh, qué le pasará con los gatos?

    ResponderEliminar
  4. Nina no vi Hachi..me suena mas a droga que a perro pero bueno..tendre en cuenta ese titulo.
    Besos

    Pulgar..el perro ve mas claro. Pero tampoco la pavada, a veces del hecho al dicho hay demasiado tiempo de trecho. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pero a veces cuando digo cosas que no quise decir me duele más que cuando dije lo que quise o me dijeron cosas feas. La palabra libera y esclaviza si no se usa con responsabilidad. Tus palabras ayer y hoy me hicieron tan lindo al cuerpo !!. Mi gata Daisy manda un saludo a Perro. Y yo un besote a vos.

    ResponderEliminar
  6. Nina: justo ayer me vi Hatchi !! aca hay gato encerrado...

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla: con los poquitos que aquí hay, se juntan tres continentes (para hablar de lo que la palabra contiene). Yo, como Perro, prefiero las cositas claritas y a la cara, aunque duelan. Y tampoco me gusta callarme lo que siento, si se me atraviesa en el alma.

    ResponderEliminar
  8. jajaja! no es gato encerrado...

    Como dice "Slumdog Millonaire" y mi tobillo:

    ESTA ESCRITO

    ResponderEliminar
  9. Maia: las heridas cicatrizan tarde o temprano. Pero lo callado puede abrir heridas eternas.
    Asi que con responsabilidad sí..pero también corriendo riesgos. Gracias y mas gracias. Y besos a las dos de nosotros dos.

    María Jesus:me encanta,las palabras unen continentes y tanto que a veces te veo en alguna esquina de mi barrio. Besos

    Y AHORA MISMO VOY A ALQUILAR ESA PELI A VER QUE TAL..

    ResponderEliminar
  10. Tampoco ví la peli, pero doy fe que a Nina le gustan mucho todos los animales y me regaló una gatita loca que ahora es mi locura.

    En relación a las palabras, Cachorro, dijo un señor lacan que son sanadoras, así que no las ahorremos ni busquemos silencios prudentes, que la prudencia es una virtud muy pequeña al lado de otras.


    Guau.

    ResponderEliminar
  11. Eme: Me alegra mucho que digas eso sobre la prudencia..hace un tiempo me dijeron que no la tenía y eso me dejó pensando. Digo, coincido en que es una virtud pero a veces es condenable.
    Y como se llama esa gata loca? En mi casa habita una que se llama Impunidad..
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Eso! Sentir la garganta, el corazón y la cabeza libres de palabras que ahogan aunque después tengamos que explicar con otras palabras las heridas del cuerpo. Y si la gata se llama Impunidad, el perro podría llamarse Crecimiento, no?

    ResponderEliminar
  13. Laura, por suerte,si hay algo interminable eso es la palabra. Dicen que hay cosas que no tienen nombre..quizá no un título, pero siempre hay algo para decir.
    Y si, el can(no el del blog) podría llamarse Crecimiento, pero se llama Héctor...
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Estaria bueno llagar a que las palabras no nos hieran ni lastimemos con las nuestras."Le tengo bronca al silencio ( ...) que no se quede callado quien quiera vivr feliz"

    ResponderEliminar
  15. Las heridas de las palabras dichas y recibidas duelen... pero liberan y cicatrizan más rápido que las que produce el silencio o la negación... Toda la vida: no hay nada mejor que gritar a los cuatro vientos!
    Este pichichus me encanta!...
    Besos Pau.

    ResponderEliminar